Testamento de Adopción

A continuación, presento el plan de adopción que Dios ofrece a sus criaturas y por el cual podemos convertirnos en hijos adoptivos y miembros de su familia. Dios Padre, es el más amoroso, sabio y poderoso padre, capaz de ir más allá de lo que la vida y la muerte puedan traer, y puede hacer aun más de lo que nosotros podamos pensar, entender o pedir.

Dios Padre nos invita a formar parte de su familia. Dios Padre y su Unigénito Hijo Jesucristo son Uno, y por el puro afecto de Su voluntad, por Su agrado, Dios Padre nos creó para ser sus hijos y no quiere que nadie pierda la oportunidad de ser miembro de Su familia. Efesios 1:5

Dios dejó descrito su Testamento de Adopción en sus Escrituras, la Biblia. Al leer los términos del contrato o testamento de adopción, se pueden conocer cuáles son los derechos y los beneficios que se reciben en caso de aceptar el ser hijo adoptivo y miembro de la familia de Dios. La aceptación de la adopción concede el derecho a compartir la misma herencia del Primogénito y Unigénito Jesucristo, la cual es una herencia incorruptible, no contaminada, que no se marchita. 1 Pedro 1:4

Al leer el plan de adopción de Dios, en oración pidámosle a Él, entendimiento para tomar la decisión de comenzar la nueva vida como su hijo adoptivo.

Testamento de Adopción de Dios para sus Hijos

Yo soy el Yo soy, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; Eterno, Omnipotente y Omnisciente. Ustedes me conocen por nombres como Dios, Elohím, Yahweh, Jehová, Adonay. Yo soy el Creador de los cielos y de la tierra y de todo lo que en ella habita. Génesis 1, Salmo 24:1-2, Colosenses 1:15-17

Al comienzo de los tiempos, Adán y Eva fueron creados a nuestra imagen y semejanza para mi Gloria. Yo me comunicaba con Adán y Eva como familia. Les di la tarea de multiplicarse y de ser administradores de mi creación en la tierra; los equipé con las habilidades y con el poder para tomar decisiones. Les di todo lo que ellos necesitarían para su salud, bienestar y placer. Solamente se les prohibió por su bien, el comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Génesis 1, 2, Isaías 43:7, Efesios 1:6

Luego vino el tiempo en que Adán y Eva abrieron la puerta a la desobediencia, y perdieron entonces la capacidad para tomar decisiones acertadas, permitiendo ser influenciados por Satanás, su enemigo. Por esa razón los separé de mi presencia, los envié fuera del jardín del Edén y por primera vez sacrifiqué un animal para cubrir con la piel del animal su rebelión, su desnudez. Desde ese momento, sus futuros descendientes llevarían la misma naturaleza rebelde de sus padres Adán y Eva, de generación en generación. Génesis 3

De todas maneras, mi plan original se cumpliría por mi Palabra, por amor a mi creación. Estaba planeado desde antes de la fundación del mundo, el crear una familia de hijos adoptivos en mi Unigénito Hijo Jesucristo, por el puro afecto de mi voluntad, para mi gloria y alabanza. Tomaría que mi Unigénito Jesús, Emanuel, mi Palabra o Verbo, perfecto se hiciera carne, como de naturaleza humana y viniera a la tierra a vivir. Jesucristo vino como el Camino, la Verdad y la Vida para reconciliar a la humanidad conmigo, Dios Padre. También, comisioné mi Espíritu para darle al hombre la revelación y el entendimiento de mi plan. El testamento de adopción para mi familia adoptiva había sido preparado. Juan 1:1, Juan 1: 12-14, Juan 3: 16, Juan 14: 6, Juan 15: 26, Juan 16:8-11, Juan 16:28, 2 Corintios 5:19, Efesios 1: 1-14, Efesios 2: 16-19

Para que el Testamento fuese activado, debería suceder la muerte del testador, mi Unigénito. Jesucristo tuvo que entregarse como sacrificio por la rebelión de Adán y en consecuencia, de toda la humanidad. Jesucristo llevó en su cuerpo el pecado de la humanidad y sufrió hasta la muerte en la cruz, para pagar como sacrificio, el pecado de la familia predestinada para ser adoptada. Jesús entregó voluntariamente Su vida pero la volvió a tomar y resucitó al tercer día, y está vivo para siempre, sentado a mi diestra como Rey y Señor. Juan 10:16-17, Hechos 2:36, 1Timoteo 2:5-6, Hebreos 9: 22,28, Apocalipsis 19:6

Para ser adoptado dentro de la familia de Dios, la persona debe escuchar mi llamado, creer y confesar, o estar de acuerdo con lo ya explicado, lo cual está contenido en mis Escrituras, la Biblia. De acuerdo a mi promesa, estas palabras quedarán grabadas en sus corazones. Apocalipsis 3:20-21; Hebreos 2:7-12, 2 Corintios 3:3

A mis hijos adoptivos los he posicionado espiritualmente a la diestra del Unigénito, Jesucristo, con los mismos derechos. Yo he enviado Mi Espíritu Santo a vivir en ellos para enseñarles la Verdad y transformarles para ser cada vez más como Jesús. De la misma manera, Jesucristo les comisiona para llevar las buenas nuevas a todas las naciones y culturas. Luego de terminar sus vidas en la tierra, comenzarán su vida eterna y sus cuerpos, serán resucitados para reinar con Jesucristo en los nuevos Cielos y las nueva Tierra. 1 Corintios 15:20-22, 2 Corintios 5:19-20, 1Pedro 2:9-10, Juan 14:12,17, 26; Apocalipsis 21:1-2

Cree y recibe a Jesucristo como Salvador y Señor de tu vida y recibirás el derecho de ser adoptado como hijo de Dios Padre y miembro de la familia de Dios. Juan 1:12-13. El creer implica la declaración verbal como firma del testamento o contrato de adopción, confesando en acuerdo con la Palabra de Dios, que Jesucristo quien murió y resucitó para siempre es el Señor de tu vida. Romanos 10: 8-11. El creer significa también el someterse al señorío de Cristo y el estar dispuesto a ser transformado y moldeado por Su Espíritu Santo, quien morará en tu corazón desde ese momento para siempre. Es la experiencia del Nuevo Nacimiento en Jesucristo. Jeremías 18: 1-6, Juan 3:5, 2 Corintios 5:17-20.

——-

Al hacerlo, tendrás desde ese momento la semilla del Padre en tu corazón. Su naturaleza en ti, te hace ser un hijo adoptivo de Dios Padre en Cristo Jesús y miembro su familia y de su Reino. Entonces, podrás pedir al Padre, en el nombre de Jesús cualquier cosa que necesites y Él te la dará de acuerdo a sus riquezas en gloria en Cristo. Juan 15:7, 1 Juan 3: 1, 9, Efesios 1:3-14, Efesios 2:17-19.

La decisión que has tomado ha sido producto de haber recibido el regalo de la fe y el de la adopción, concedidos por Su gracia. Ahora, prepárate para hacer las obras que Dios preparó de antemano para que las lleves a cabo en la tierra. Efesios 2: 8-10. Génesis 1. Pídele a Él y te mostrará su plan para ti. Jeremías 29: 11-13, Salmo 32: 8

Finalmente, recuerda que tienes muchos hermanos y hermanas en todo el mundo, y que siempre estarás rodeado de otras personas. Desde ahora, tendrás que ver a los demás como quieres que ellos te vean a ti; éste es su mandamiento. Mateo 22:37-39. Ten cuidado de guardar el pacto y guárdate de no ser engañado por el enemigo. Recuerda la promesa de Dios de que nunca nos abandonará ni nos dejará. En amor y obediencia a Cristo, habla con Él cada día y permite que Su Palabra te hable. Resiste al enemigo y huirá de ti. Santiago 4:7, Romanos 12:1-2, Apocalipsis 12:11. Llegarás a ser más que vencedor y victorioso por la obra de Jesucristo en la cruz y por Espíritu Santo que vive en ti. Zacarías 4:6, Romanos 8:7, Filipenses 4:13, Apocalipsis 12:11, Apocalipsis 21: 7.

En él también ustedes, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído en él, fueron sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido, quien es la garantía de nuestra herencia para la redención de lo adquirido, para la alabanza de su gloria.” Efesios 1: 13- 14 (RVA 2015)

Por: Dra. Ledy Maldonado de Rivas

Descargar (PDF)

Compartir:

3 comments

  1. El Testamento de Adopcion es la confirmacion de la aceptacion del sacrificio de nuestro Senior Jesucristo y su resurreccion, si creemos que El en su amor y misericordia nos redimio del pecado con su sangre, tenia que morir para que hubiese un testamento y a traves de ese testamento nos adopto como hijos, lo que quiere decir que somos hermanos de nuestro Senior. Esto conforta mi fe y me ha hecho entender que soy Su hija, comprada a precio de sangre, y tengo entrada a la eternidad con Cristo Jesus.
    Bendiciones.

  2. Esto es un análisis muy profundo de nuestra relación y compromisos espirituales para lograr ser verdaderos hijos de Dios ante sus leyes y justicia.

  3. Este documento revela la verdadera naturaleza del amor y poder de Dios sobre sus hijos, aquellos que tuvimos el privilegio y compromiso de ser ¨llamados¨por El.
    El conocimiento del derecho que tenemos a ser adoptados como hijos legitimos de Dios, como consecuencia del sacrificio de su hijo Jesucristo en la Cruz y del compromiso y beneficios que implica, es vital para llegar a tener un mundo libre.
    Este documento de adopción nos permite el cumplimiento de ese proposito.

Responder a Ixora Correa de Romero Cancelar la respuesta