Como espejos

Otro viaje más en nuestro calendario, en esta oportunidad a Tailandia. Nuestra vida profesional nos ha llevado a visitar más de 30 países en diferentes continentes. El hablar el idioma inglés ha sido fundamental pues nos permite establecer la comunicación necesaria tanto a nivel de negocios como turístico.

Como cristianos, siempre tenemos presente la comisión que el Señor Jesucristo nos dio, de anunciar la buenas noticias a las naciones (Marcos 16:15), teniendo siempre en consideración el tipo de asignación y las condiciones que podrían presentarse durante nuestra visita. Descansamos en la seguridad de que aunque nosotros no seamos capaces de hacer algo por nosotros mismos, o que no entendamos el idioma hablado en el lugar que visitamos; es Dios quien nos da la capacidad de cumplir con su comisión, y Él presenta las oportunidades para hacerlo. Tan seguros estamos de todo esto que no nos da temor de expresar el amor de Dios cuando se presenta la ocasión y si no, sabemos que somos carta de Cristo, que todos pueden ver claramente el bien que Cristo ha hecho en nuestra vida. Cristo mismo la escribió en nuestro corazón, con el Espíritu del Dios vivo y esa carta está a la vista de todos los que la quieran leer. 2 Corintios 3: 2-5, 12

Por costumbre, antes de viajar por primera vez, estudio aspectos básicos de la región o el país a visitar, lo cual nos ayuda a establecer una comunicación con respeto a su cultura.

Tailandia es un país del sur de Asia, caracterizado por ser un país con relevancia turística, poblada por gente trabajadora y amable. Es una monarquía, el Thai es su idioma principal y el Budismo, el Hinduismo y el Animismo representan las religiones del 95% de la población con minorías de musulmanes, cristianos y otras religiones, incluyendo una comunidad judía que se dice que data del siglo XVII. Teniendo esta información, nos preparamos para expresar el amor de Dios con afecto. Preparamos unas decenas de regalos para niños y adolescentes con una tarjeta impresa con el mensaje en Thai: “Cristo te ama”: พระเยซูรักท่าน  (phra yaeh suu rak tan).

Para finalizar nuestra estadía, tomamos un tour guiado al Palacio Real de Verano, Bang Pa-In, en la provincia de Ayutthaya, en la confianza de que el Señor tendría la oportunidad para mostrar su amor a través de su carta enviada. Así fue, mientras hacíamos el recorrido turístico por las hermosas edificaciones y jardines, nos encontramos con grupos de escolares visitando el palacio. Nuestro corazón se llenó de un gozo y alegría y con solo un saludo y una sonrisa, los jóvenes no solo percibieron el amor de Cristo sino que respondieron con alegría y espontaneidad. A mi sonrisa, solo podía añadir un abrazo, repitiendo: Jesús te ama, en Thai y en inglés.

Con el permiso del guía turístico y de las maestras del grupo estudiantil, repartimos los regalos, los cuales fueron recibidos con alegría y aprecio por los estudiantes y por las maestras, quienes nos pidieron tomar fotos con el grupo.

Dios es amor, ama a su creación y a todas sus criaturas y quiere que todos le conozcan y reciban su amor y su salvación para vida eterna. De tal manera nos ama, que se hizo como humano, murió en la cruz para el perdón de nuestros pecados y resucitó para darnos vida eterna. Nosotros, quienes hemos recibido el regalo de su salvación, tenemos el privilegio de mostrar a otros por gratitud, lo que nuestro Señor Jesucristo ha hecho por nosotros y en nosotros. Debemos estar dispuestos y el guiará nuestros pasos.

Y nosotros no tenemos ningún velo que nos cubra la cara. Somos como un espejo que refleja la grandeza del Señor, quien cambia nuestra vida. Gracias a la acción de su Espíritu en nosotros cada vez nos parecemos más a él.

2 Corintios3:18 (TLA)

Por: Ledy Maldonado de Rivas

Tai

Palacio Real de Verano Bang Pa-In, พระราชวังบางปะอิน

Compartir:

1 comment

  1. Hola

    Hermoso Sra Ledy dios los bendiga

Responder a maria pico Cancelar la respuesta